¿La privacidad en la pareja se acaba con los hijos?

La llegada de un hijo siempre trae cambios, pero esto no tiene que ser motivo para que desaparezca la privacidad en la pareja. La rutina se va a modificar, así como la vida en general, pero no se puede perder la intimidad.  

Es imposible no sentirse afectado en la pareja cuando llega un hijo, el tiempo que antes era de dos ahora tiene un nuevo integrante que en un primer momento absorbe toda la atención, además de implicar nuevas responsabilidades.

Tips para mantener la privacidad en pareja

Conversar: a veces la rutina nos consume y llegamos muy cansado al hogar, o estamos todo el día cuidando al nuevo integrante y solo queremos dormir. Es importante tomarse unos minutos en la noche o en las mañanas para preguntar a nuestra pareja como se siente y hablar sobre temas personales o gustos en común fuera de las conversaciones rutinarias.

Mantenerse romántico: dejar al niño en casa de los abuelos o algún tío, y hacer una escapada a algún sitio como la playa, un hotel, la montaña o si el presupuesto es un poco más ajustado comparar los ingredientes para una cena romántica.

No acabar la vida sexual: después de tener un hijo, algunas parejas bajan su intensidad sexual. Eso puede crear ciertos temores e inseguridades con respecto a cómo se siente nuestra pareja. El sexo es importante además es un acto que ayuda a mantener la privacidad en la pareja.

Cuidar el aspecto personal: a veces la rutina hace que nos descuidemos y demos por sentado que la otra persona nos ama y siempre va a estar. Algo que reaviva la intimidad en pareja es arreglarse para verse, tener pequeños detalles para que la pareja no se debilite.

Un hijo es una bendición y una gran responsabilidad, pero no podemos dejar que eso acabe con la privacidad en la pareja, porque el amor y la intimidad dentro de la pareja también hay que cultivarla.

La privacidad en la pareja como síntoma de confianza

La privacidad en la pareja es fundamental para tener una convivencia sana. Dentro de una relación con aquella persona que amamos la confianza debe ser un pilar, pero confianza y privacidad no son lo mismo.

Debemos dar los espacios necesarios al otro para que se pueda desarrollar, esto ya que una pareja esta para ayudarse y evolucionar juntos, pero debemos entender que cada parte de la pareja también tiene ciertas situaciones que se deben meditar en soledad para poder compartirlo luego de una manera más eficaz.

La privacidad en la pareja tiene que ver con esos aspectos que nuestro compañero no quiere compartir con nosotros en determinados momentos. Importante, que no quiera compartir algo no significa que nos dejó de querer o que algo está mal dentro la relación.

Ventajas de la privacidad en la pareja

  • Mejora la convivencia: Si cada componente puede desarrollarse individualmente, la pareja podrá evolucionar.
  • Fomenta la confianza: Al dejar que nuestro compañero de vida tenga su espacio sin nosotros inmiscuirnos en él, crea la sensación de seguridad en el otro.
  • Genera rutinas sanas: Al dejar que nuestra pareja tenga su espacio, oxigena la relación y evita la convivencia tóxica.

Formas de establecer la privacidad en la pareja

Comunicación: es importante mantener conversaciones frecuentes con nuestra pareja. Preguntarle sobre su día, sus metas, sus proyectos, para así poder establecer relaciones de confianza.

No presionar: las presiones dentro de la pareja solo causan fracturas y desconfianzas. Tratar que nos digan siempre todo, a veces genera el efecto contrario.

Poner límites: las parejas deben tener ciertos límites dentro de su convivencia para que esta sea saludable. Los límites ayudan a entender hasta donde podemos saber en determinados momentos.

Siempre tenemos que tomar en cuenta que como parejas tenemos mucha más confianza, pero que esta confianza no debe ser tomada como arma para abusar y pasar por encima de la privacidad del otro.

También te puede interesar:¿Se puede reavivar la pasión en una pareja?