Conflictos en pareja ¿Evitarlos o afrontarlos?

Construir una relación no es sencillo,existen los conflictos en pareja, sin embargo, aun con sus altas y bajas, si se ama a esa otra persona, el proceso de aprender juntos y convivir se hace placentero y satisfactorio. No hay nada perfecto dentro de una relación sentimental, todas las parejas transitan por momentos complicados y circunstancias que los desequilibran.

Con esto hay que tener especial cuidado; ya que, partiendo del hecho de que si consigo mismos no estamos bien, no lo estaremos con el entorno; lo mismo pasa con la pareja. Si hay algún factor que nos altera de manera individual, el resto de los vínculos se pueden ver afectados, en especial, la relación de pareja.

¿Qué pasa con los conflictos en pareja?

Estos siempre existirán, y no se trata de que no sucedan, sino de cómo se hace frente a ellos sin lastimarse a sí mismos, ni al otro y tampoco perjudicar la relación. Si se trata de que hubo un incidente laboral o familiar que nos ocasionó un momento de rabia, hay que hacer todo lo posible por separarlo del resto de las áreas de la vida. No es que no se pueda compartir y hablar con el compañero, sino que este no tiene responsabilidad en el hecho, por tanto, pagarla con esa persona, es injusto y nada adecuado.

Ahora, si el conflicto surgió entre ustedes mismos, está bien, es válido que haya ciertos desacuerdos y puntos de vista distintos, hay que recordar y mantener siempre presente que cada uno es diferente y como tal, actúan, aun cuando muchas otras cosas los unen y en otras coinciden.

Evitar o no los conflictos en pareja

Si surgió un problema, dejarlo pasar es un error grave. Una de las cosas fundamentales en una relación, es la comunicación, esta es esencial, en el momento en el cual comienza a fallar, se tiene el riego de que el vínculo se vaya deteriorando paulatinamente hasta que ya no se pueda salvar. Callarse las cosas solo hace que se vayan acumulando hasta el punto en que cualquier cosa, por más mínima, se convierte en un detonante y se explota con todas aquellas cosas que en su momento no se dijeron, quedaron inconclusas y sin aclarar.

Ante cualquier conflicto, lo mejor que pueden hacer siempre es hacerle frente juntos, conversarlo, aclararlo y cada uno colocar su disposición para encontrar la solución a la dificultad que los estanca como pareja. Esto es algo que les beneficia; ya que no se enfocan en el problema, sino en la salida al mismo, además, lo hacen de la mejor forma. Ahora, lo que, si perjudica grandemente la relación, es atender esos conflictos bajo un marco de irrespeto, gritos y maltratos de toda índole; estos casos, son dañinos, no solo para el nexo, sino para cada uno de manera individual.

Atiende los conflictos con tu pareja

Siempre que haya amor y respeto, este último que es tan importante, se podrá buscar y hallar soluciones para esos conflictos de los cuales ninguna pareja está exenta. Ciertas cosas que deben considerar a la hora de hablar con la pareja sobre una dificultad, son:

  • Comunicarse con respeto y tranquilidad
  • No abordar con quejas, sino con proactividad, es decir, con una propuesta o solución
  • Escuchar atentamente al otro
  • Usar voz firme, pero no levantar la voz
  • Dejar el uso de grocerias dentro de la relación.
  • Evitar por todos los medios la agresión física.
  • No maltratar mentalmente ni emocionalmente
  • Pensar siempre antes de hablar
  • No permitir que la molestia envuelva
  • Serenarse antes de hablar con la pareja
  • Abrirse a propuestas por parte del otro
  • No ir a hablar con predisposiciones

Características de una relación de pareja saludable

Las relaciones de parejas pueden ser complejas motivado a que dos individuos con capacidades, actitudes y aptitudes diferentes deben coincidir y coexistir con el objetivo de lograr el éxito de su vínculo;  esta perspectiva es quizás un poco insensible ya que en una relación también se encuentran involucrados diversos sentimientos, que en muchas ocasiones son muy difícil de explicar pero nos hace sentir tan extasiados que no nos permiten ver con la claridad la personalidad de la otra persona, logrando convertirnos en algunos momentos algo permisivos.

En el transcurso del tiempo algunas relaciones se vuelven maravillosas, del enamoramiento se pasa a un amor inquebrantable y leal, pero este camino no es sencillo, resistir las dificultades y encontrar la voluntad de ver los retos como oportunidades de aprendizaje dará la energía y la fortaleza para continuar y lograr que la relación pase otro nivel; pero ¿qué características debe tener una relación sana?

  •  Confianza: es la base de cualquier relación humana, en el caso de las parejas es normal sentir celos a veces porque los celos son una emoción natural y en niveles normales denotan interés en la relación. Pero lo realmente importante es cómo reacciona la persona que se siente celosa.
  • Honestidad: la confianza es directamente proporcional al nivel de honestidad que existe en la relación, es difícil confiar cuando un miembro no está siendo honesto.
  • Respeto: significa que cada persona valora a otro, entendiendo, sin cuestionar los límites de su pareja.
  • Buena comunicación: nunca reprimas un sentimiento acerca de tu pareja porque no le gusta escucharlo.
  • Tiempo para cada uno: hay que saber hacer concesiones y cada uno debe de disfrutar de su tiempo como hacía antes de estar juntos.

Relaciones no saludables

Están llenas de abusos y acciones controladoras, tanto física o verbales por parte de un miembro de la pareja, lo que convierte la relación tormentosa y llena de amarguras.

“Nunca por encima de ti, nunca por debajo de ti, siempre a tu lado.”

-Walter Whinchell-
  • Si el otro/a se enfada si no estás disponible.
  • Critica la forma en que te vistes o te comportas.
  • No te deja salir o hablar con tus amigos.
  • No te deja realizar las actividades que te gustan.
  • Te levanta la mano cuando está enojado/a.
  • Trata de obligarte a tener relaciones sexuales cuando no quieres.

Ante cualquier situación de abuso es mejor dar un paso atrás y reflexionar, porque una relación de pareja sana se basa en la libertad, en el respeto y en el diálogo.