¿Qué entendemos por sexualidad responsable?

Podemos pensar que la sexualidad responsable solo tiene que ver con la parte mecánica, es decir el acto en sí, que con la protección en el momento estamos siendo responsables, pero nada más alejado de la realidad.

La sexualidad responsable tiene que ver con muchos más factores, como los factores económicos, sociales y psicológicos de nosotros y de la otra persona. La responsabilidad antes, durante y después del acto son factores que debemos tomar en cuenta dentro de la sexualidad sana.

Sobretodo cariño

Para establecer una relación sexual que sea satisfactoria en todos los sentidos, necesitamos un ingrediente fundamental y este es el cariño por la otra persona, partiendo de esta base lo demás se hará más fácil.

Los demás factores responden a un por qué deseamos realizar el acto, y saber si al hacerlo le estaremos haciendo daño a esa otra persona que queremos. Ser responsable de nuestra sexualidad, también pasa por temas de higiene corporal y de apariencia.

Si queremos que la otra persona esté dispuesta, no podemos imponernos, tenemos que crear ese deseo. Dentro de la sexualidad responsable se encuentra entender a nuestra pareja y en ciertos casos ceder. A veces esa persona no querrá realizar el acto y saber aceptar un no  es necesario, como también puede pasar que nuestra pareja quiera y nosotros no, a lo cual podemos negarnos o intentar complacerla.

Si bien al principio dijimos que no todo es la protección durante el acto, es innegable que la misma es importante, no solo en cuanto a concebir una nueva vida, sino a enfermedades o patologías que pueda tener nuestra pareja. Cuidarnos a nosotros, es una forma de cuidar al otro y al mismo tiempo cuida lo más preciado que es nuestra relación.

La sexualidad es disfrute, pero no por eso esta exenta de riesgos o responsabilidades las cuales debemos afrontar siempre con cariño por nuestra pareja y con nuestros valores.

¿Está estancada tu relación de pareja?

A veces sentimos que nuestra relación de pareja no está pasando por su mejor momento, es como si llegados a un punto, se hubiera detenido. Como si existiera una pausa dentro de lo que pasa día a día, esto no significa que ya no queramos, o que algo cambio, es solo una pausa.

En estos casos se puede hablar sobre un estancamiento en la relación. Una relación estancada si bien no es el detonante de ningún problema grave si puede ser uno de los síntomas. El estancamiento puede convertirse en aburrimiento y este lentamente en tedio.

Señales de alerta

Imaginemos una pareja que han pasado muchos años juntos, se aman, ellos lo saben, de eso no tienen dudas. Pero desde hace tiempo no hacen nada nuevo, salen a los mimos lugares, comen  en los mismos restaurantes, tienen relaciones sexuales con la misma frecuencia, visitan a los mismos amigos, es decir, una vida sin cambios, sin nuevas ambiciones de pareja. 

Nuestra pareja imaginaria, se irá cansando poco a poco, en un principio tal vez no se percaten de lo que pasa, pensaran que esto es solo una etapa, tal vez es lo normal, después de la locura, la calma. 

Podemos tener dos soluciones para esta pareja: la primera sería que alguno de los dos, o los dos conocen a más personas y empiezan a abandonar su relación por construir otras relaciones. Si bien esto es un final, no es el más adecuado.

En cambio, existen métodos para evitar el estancamiento lo primero es la comunicación, una pareja bien comunicada podrá salir bien librada de todas las situaciones. Si ambos sienten el estancamiento es más fácil la solución, el cambio de rutina, el intentar experimentar algo nuevo.

Si solo uno siente que la relación está estancada es un poco complicado. Esto porque implica que están sintiendo cosas distintas, pero reiteramos que no existe problema que no pueda ser solucionado con una comunicación efectiva

Tambien te puede interesar: 5 HÁBITOS DE PAREJAS FELICES

La privacidad en la pareja como síntoma de confianza

La privacidad en la pareja es fundamental para tener una convivencia sana. Dentro de una relación con aquella persona que amamos la confianza debe ser un pilar, pero confianza y privacidad no son lo mismo.

Debemos dar los espacios necesarios al otro para que se pueda desarrollar, esto ya que una pareja esta para ayudarse y evolucionar juntos, pero debemos entender que cada parte de la pareja también tiene ciertas situaciones que se deben meditar en soledad para poder compartirlo luego de una manera más eficaz.

La privacidad en la pareja tiene que ver con esos aspectos que nuestro compañero no quiere compartir con nosotros en determinados momentos. Importante, que no quiera compartir algo no significa que nos dejó de querer o que algo está mal dentro la relación.

Ventajas de la privacidad en la pareja

  • Mejora la convivencia: Si cada componente puede desarrollarse individualmente, la pareja podrá evolucionar.
  • Fomenta la confianza: Al dejar que nuestro compañero de vida tenga su espacio sin nosotros inmiscuirnos en él, crea la sensación de seguridad en el otro.
  • Genera rutinas sanas: Al dejar que nuestra pareja tenga su espacio, oxigena la relación y evita la convivencia tóxica.

Formas de establecer la privacidad en la pareja

Comunicación: es importante mantener conversaciones frecuentes con nuestra pareja. Preguntarle sobre su día, sus metas, sus proyectos, para así poder establecer relaciones de confianza.

No presionar: las presiones dentro de la pareja solo causan fracturas y desconfianzas. Tratar que nos digan siempre todo, a veces genera el efecto contrario.

Poner límites: las parejas deben tener ciertos límites dentro de su convivencia para que esta sea saludable. Los límites ayudan a entender hasta donde podemos saber en determinados momentos.

Siempre tenemos que tomar en cuenta que como parejas tenemos mucha más confianza, pero que esta confianza no debe ser tomada como arma para abusar y pasar por encima de la privacidad del otro.

También te puede interesar:¿Se puede reavivar la pasión en una pareja?

¿Dolores de cabeza durante las relaciones sexuales?

La excusa de “ahora no, me duele la cabeza” podría ser más real de lo que se cree. Y es que la mayoría de las personas que sienten dolores de cabeza durante la actividad sexual se cohíben y hasta pueden llegar a sentirse avergonzados.

Y aunque parezca un pretexto trillado, resulta que alrededor del 1% de los adultos reconocen haber experimentado dolores de cabeza asociados a su actividad sexual.

Básicamente, los dolores de cabeza durante la actividad sexual son provocados por la misma actividad, especialmente por el orgasmo. Es posible llegar sentir un dolor sordo en la cabeza y el cuello que se intensifica a medida que aumenta la excitación sexual. O, con más frecuencia, se puede padecer un dolor de cabeza intenso y repentino, justo antes del orgasmo o durante.

Esta dolencia no necesariamente está asociada con una ninguna enfermedad oculta. Los dolores de cabeza durante la actividad sexual que aparecen en forma repentina están más asociados con los siguientes factores:

  • Un ensanche o una burbuja en la pared de una arteria dentro de la cabeza (aneurisma intracraneal)
  • Una vínculo anormal entre arterias y venas dentro del cerebro (malformación arteriovenosa) que sangra dentro del espacio que ocupa el líquido cefalorraquídeo, dentro del cerebro y alrededor de este
  • Sangrado en una pared de una arteria que va al cerebro (disección)
  • Accidente cerebrovascular
  • Enfermedad de las arterias coronarias
  • Consumo de ciertos medicamentos, como píldoras anticonceptivas
  • Inflamación causada por algunas infecciones

¿Qué hacer si aparece el dolor de cabeza durante la actividad sexual?

Lo más importante es determinar si existen otros síntomas como la pérdida de consciencia, la visión doble o la rigidez en la nuca, porque puede ser señales de otras enfermedades más graves. Además, es conveniente aceptar la situación con naturalidad para evitar consecuencias psicológicas e incluso futuros problemas de pareja.

¿Qué hacer para prevenir estos dolores?

En muchas ocasiones, los dolores de cabeza durante la actividad sexual se pueden prevenir interrumpiendo la actividad sexual antes del orgasmo. También puede ayudar la adopción de un rol más pasivo durante el acto sexual.

Terapia de pareja ¿Cuándo es necesario acudir?

Asumir que las cosas no van bien en la pareja no es algo sencillo; pero es justo en esos momentos en los que es necesaria la ayuda de una terapia de pareja.

Muchas personas tienen un concepto errado sobre lo que significa acudir a un especialista cuando las cosas no van bien en la relación.

Pero resulta que la terapia de pareja es una de las ofertas de la intervención psicológica más útiles para resolver cualquier conflicto. 

Pero, ¿cuáles son los síntomas que indican qué es el momento de buscar ayuda?

A continuación, algunas indicaciones para saber cuándo hay que acudir a una terapia de pareja. 

Poca comunicación 

Aunque parezca reiterativo, en toda relación la comunicación juega un papel fundamental. Un fallo en esta área puede ser el punto de inflexión en una ruptura. Por eso, asistir a las sesiones de terapia de pareja a tiempo, puede servir para introducir la relación en nuevas dinámicas en las que la expresión directa y honesta de los puntos de vista de cada uno tenga un espacio reservado.

Escasa armonía en la intimidad 

Cuando en la intimidad no se pueden resolver las diferencias, es necesario buscar ayuda. Cuando disminuyen los gestos, las caricias y el interés sexual por la otra persona es un indicador de un problema, que debe ser atendido preferiblemente en una terapia de pareja. 

Crisis del momento 

Muchas veces un escenario puntual puede convertirse en un gran problema. Esta crisis puede ser provocada, entre otras razones, por un despido del trabajo o la muerte de un ser querido. En estos casos, la terapia de pareja puede ser de gran utilidad para hacer que esta experiencia dolorosa no se extienda también al ámbito privado de la relación.

Falta de acuerdos en los planes 

Cuando se hace cada vez más complicado hacer planes a futuro, organizar actividades juntos o hay muy poco acuerdo en puntos de vistas, existe un problema que atender. 

Por eso, cuando esto está sucediendo, a terapia de pareja puede ofrecer un espacio en el que cada parte de la relación encontrará nuevas herramientas para expresar expectativas que antes no sabía cómo expresar, y también se dispondrá del contexto adecuado para establecer una conversación honesta y transparente. 

¿Pareja sana y estable cómo es su intimidad?

La intimidad es una de las palabras que más expresa lo que es una pareja, es esta un término que engloba muchas cosas dentro de una relación. La intimidad está asociada al amor porque tiene una estrecha relación con eso. Generalmente, dicha palabra se asocia solo al contexto sexual, y si bien, no está mal, significa mucho más que eso.

Si buscamos en términos generales qué significa, se puede decir que hace referencia a la interioridad de una persona y con qué profundidad se conoce su vida en todos los aspectos, sus sentimientos, pensamientos y hasta la parte física, así que comprendiendo esto, Las relaciones sexuales son parte de la intimidad, pero está va más allá.

¿Qué es la intimidad en una pareja?

Si se refiere al interior más profundo y resguardado de las personas, se puede decir que en pareja corresponde a ese conocimiento amplio y sin dudas que se tiene sobre esa otra persona, cómo piensa, siente, actúa, responde, su vida laboral, familiar, académica, profesional y más. También se trata de saber hasta de sus manías, gustos, preferencias, secretos y por supuesto, conocer también cada parte de su cuerpo, su olor, mirada, caminar, y mucho más.

Otros aspectos como la complicidad y la convivencia también pueden representar intimidad y dos palabras que están totalmente vinculadas a la intimidad, son la confianza mutua que una pareja se tiene para decir que hay intimidad y la compenetración entre ellos, ese engranaje.

Estos son signos de una pareja con buena intimidad

  • Se comunican todo y de forma asertiva
  • Confían plenamente el uno en el otro
  • Conocen muy bien cada aspecto de sus vidas
  • Identifican entre ellos sus emociones, sentimientos y reacciones
  • Conocen sus vidas en todos los sentidos, laboral, familiar, profesional y académica
  • Mantienen una conexión sexual
  • Son capaces de captar las simples señales del otro
  • Conocen sus gustos, manías y hábitos
  • Se conectan con un beso, abrazo, mirada o cualquier gesto
  • Hay tranquilidad y seguridad mutua
  • Se aman, respetan, apoyan, comprenden y son cómplices
  • Congenian de forma acorde y satisfactoria

¿Qué razones provocan la falta de intimidad?

Son diversos los factores que pueden interferir negativamente en la pareja y generar un rompimiento en la intimidad. Los más comunes son:

  • La monotonía
  • El cansancio por diversos motivos
  • Los problemas dentro de la relación
  • La responsabilidad de los hijos

¿Cómo procurar la intimidad como pareja?

En algunos casos, simplemente dejó de existir la intimidad por falta de amor, si este es el motivo, no hay nada que se pueda hacer; ya que el amor es el principio de toda relación. Sin embargo, si ha menguado por factores internos o externos, aún hay posibilidades de rescatarla, y para ello, hay que trabajar sobre los signos anteriormente mencionados que representan una pareja con una intimidad saludable.

Te puede interesar: La pena corporal, también se siente en la pareja.

Poder en parejas ¿Cuestión de luchas?

La misma sociedad ha establecido patrones y definido caminos donde nos ha conducido a vivir hasta cierto punto bajo una competencia constante frente a todo, en lo laboral, académico, familiar y hasta sentimental, como lo son las luchas de poderes en parejas.

Si bien la competencia puede ofrecer muchas cosas buenas, cuando no se percibe ni se transmite de forma positiva, se convierte en un aspecto negativo. En el mejor de los casos, las competencias nos llevan a superarnos y luchar por aquellas cosas que se quieren lograr; esta es una forma de crecer de forma individual y de hacer crecer la organización para la cual trabajamos o destacarnos en cualquier área de la vida.

Sin embargo, cuando se aborda la competencia desde lo negativo, esta se puede convertir en envidia, egoísmo y buscar sobresalir y crecer, pero a costas de perjudicar al contrincante, o al que se considera de esa forma, aun cuando puede no serlo y ser solo una idea.

¿Qué es la lucha de poder en parejas?

Entendemos la lucha de poder en las parejas como la agrupación de las fuerzas internas de cada uno, pero no hacia lo positivo, sino que en estos casos sobresale el egocentrismo y la necesidad de imponerse sobre el otro como el más fuerte, el que más logra o tiene.

Cuando esta situación se manifiesta en una pareja, generalmente, esas ansias de poder no les permiten darse cuenta que están compitiendo entre ellos y se están lastimando, porque, usualmente, si no es una competencia sana, se perjudican. En otros casos, lo hacen como por instinto y no reconocen que están fallando en eso.

Las luchas de poder no son buenas

Ambos miembros de la pareja tienen ideas, metas pensamientos y creencias diferentes, eso no está mal, para estar juntos no necesitan ser iguales, entendiendo también que no hay personas idénticas. No hay que intentar imponerse sobre el otro y querer llevar el control, eso no es una relación; una pareja está para apoyarse, ayudarse, comprenderse y crecer juntos, no para pretender ser más que el otro u opacarlo, eso no sería amor.

Identifica si luchas por poder con tu pareja

Hay formas de evaluarse y darse cuenta si se están teniendo comportamientos anormales dentro de la relación, pero para eso, hay que tener la intención de reflexionar sobre sí mismo.

  • Afirmar que siempre tienes la razón
  • Estar seguro de que eres la perfección
  • Siempre buscar tus propios intereses
  • Idealizar a la pareja perfecta

Consejos para evitar la lucha de poder en pareja

  • No ver la relación como una guerra o competencia
  • Trabajar el ego propio
  • Aprender a ceder
  • Establecer límites
  • Comunicarse asertivamente
  • Desmontar esos patrones inadecuados sobre que la mujer es menos y el hombre más.
  • Saber también decir que no
  • Dejar a un lado la agresividad y el drama también

Si están juntos es para apoyarse, impulsarse motivarse y contribuir con el crecimiento del otro, si egoísmos ni envidias; entendiendo que esa es la persona que se ama y a la cual se le desea lo mejor.

Conflictos en pareja ¿Evitarlos o afrontarlos?

Construir una relación no es sencillo,existen los conflictos en pareja, sin embargo, aun con sus altas y bajas, si se ama a esa otra persona, el proceso de aprender juntos y convivir se hace placentero y satisfactorio. No hay nada perfecto dentro de una relación sentimental, todas las parejas transitan por momentos complicados y circunstancias que los desequilibran.

Con esto hay que tener especial cuidado; ya que, partiendo del hecho de que si consigo mismos no estamos bien, no lo estaremos con el entorno; lo mismo pasa con la pareja. Si hay algún factor que nos altera de manera individual, el resto de los vínculos se pueden ver afectados, en especial, la relación de pareja.

¿Qué pasa con los conflictos en pareja?

Estos siempre existirán, y no se trata de que no sucedan, sino de cómo se hace frente a ellos sin lastimarse a sí mismos, ni al otro y tampoco perjudicar la relación. Si se trata de que hubo un incidente laboral o familiar que nos ocasionó un momento de rabia, hay que hacer todo lo posible por separarlo del resto de las áreas de la vida. No es que no se pueda compartir y hablar con el compañero, sino que este no tiene responsabilidad en el hecho, por tanto, pagarla con esa persona, es injusto y nada adecuado.

Ahora, si el conflicto surgió entre ustedes mismos, está bien, es válido que haya ciertos desacuerdos y puntos de vista distintos, hay que recordar y mantener siempre presente que cada uno es diferente y como tal, actúan, aun cuando muchas otras cosas los unen y en otras coinciden.

Evitar o no los conflictos en pareja

Si surgió un problema, dejarlo pasar es un error grave. Una de las cosas fundamentales en una relación, es la comunicación, esta es esencial, en el momento en el cual comienza a fallar, se tiene el riego de que el vínculo se vaya deteriorando paulatinamente hasta que ya no se pueda salvar. Callarse las cosas solo hace que se vayan acumulando hasta el punto en que cualquier cosa, por más mínima, se convierte en un detonante y se explota con todas aquellas cosas que en su momento no se dijeron, quedaron inconclusas y sin aclarar.

Ante cualquier conflicto, lo mejor que pueden hacer siempre es hacerle frente juntos, conversarlo, aclararlo y cada uno colocar su disposición para encontrar la solución a la dificultad que los estanca como pareja. Esto es algo que les beneficia; ya que no se enfocan en el problema, sino en la salida al mismo, además, lo hacen de la mejor forma. Ahora, lo que, si perjudica grandemente la relación, es atender esos conflictos bajo un marco de irrespeto, gritos y maltratos de toda índole; estos casos, son dañinos, no solo para el nexo, sino para cada uno de manera individual.

Atiende los conflictos con tu pareja

Siempre que haya amor y respeto, este último que es tan importante, se podrá buscar y hallar soluciones para esos conflictos de los cuales ninguna pareja está exenta. Ciertas cosas que deben considerar a la hora de hablar con la pareja sobre una dificultad, son:

  • Comunicarse con respeto y tranquilidad
  • No abordar con quejas, sino con proactividad, es decir, con una propuesta o solución
  • Escuchar atentamente al otro
  • Usar voz firme, pero no levantar la voz
  • Dejar el uso de grocerias dentro de la relación.
  • Evitar por todos los medios la agresión física.
  • No maltratar mentalmente ni emocionalmente
  • Pensar siempre antes de hablar
  • No permitir que la molestia envuelva
  • Serenarse antes de hablar con la pareja
  • Abrirse a propuestas por parte del otro
  • No ir a hablar con predisposiciones

¿Se puede reavivar la pasión en una pareja?

Si hay amor, respeto, valor e interés, todo será posible en una relación de pareja, inclusive, reavivar la pasión abandonada o pérdida, además, de la intimidad y ese contacto físico y sentimental que tan fundamental es para toda pareja.

Es muy común que en las relaciones de pareja duraderas y con años de convivencia, el contacto físico, la intimidad, el deseo y todas esas cosas, vayan menguando, lo que puede ser normal que suceda, sin embargo, si aún hay sentimientos entre ambos, es muy posible que logren despertar de nuevo esa pasión.

Es entendible y conocido que hay muchos factores en la vida que pueden interferir de forma negativa en la intimidad, sin embargo, es la misma pareja la que permite que otros elementos se inmiscuyan en la vida sexual y los afecte. Se sabe que la agitada cotidianidad, los hijos, las responsabilidades, el trabajo, las preocupaciones y problemas pueden hacer más complicado los encuentros sexuales, sin embargo, si hay interés, siempre habrá tiempo. Además, será divertido ese reto de regalarse el tiempo para ello.

¿Qué pasa con la sexualidad al pasar del tiempo?

Al principio de toda relación, el enamoramiento es el mayor motivo y motor, este es como un impulso que nos lleva a amar y a desear a esa otra persona. No obstante, ese sentimiento no es perdurable, al cabo de máximo 2 años, se transforma, ya no es tan excitante ni impulsivo, sin embargo, si está, pero hay que estar conscientes de que la rutina, monotonía y todo el entorno puede influir para que esa conexión descienda, sin embargo, es muy posible reavivarla, pero para ello, ambos deben quererlo y colocar su voluntad y compromiso en ello.

Consejos para reavivar la pasión en pareja

Viajar: Esto siempre ayudará; ya que es un momento a solas para que se dediquen el tiempo de forma recíproca y en un lugar fuera del contexto cotidiano.

Disfrutar de películas: Este es un momento para que ambos disfruten de la compañía mutua.

Recuerda momentos agradables del pasado: Despierta esa sensación de enamoramiento recordando en la práctica momentos del pasado. Por ejemplo, el lugar del primer beso, la primera cita o donde hayan vivido una maravillosa experiencia.

Haz contacto visual: Hay detalles que parecen pequeños, pero tienen gran significado y poder para despertar la pasión, y uno de ellos es el contacto visual, todas esas palabras y deseos que se pueden transmitir con tan solo una mirada.

Alerta a las fechas importantes: Si bien no necesitan un día específico para compartir y vivir momentos especiales, es importante que recuerden y celebren las fechas significativas.

Exprésate: Hay muchas maneras creativas de despertar el deseo en tu pareja, ya sea a través de frases de pasión, una pequeña nota, un mensaje de texto y muchas otras formas, que pueden ser diferentes y divertidas.

Deshazte del estrés con el contacto físico: Hay veces que el contacto piel a piel con tu pareja, ayuda a liberar estrés, sentir tranquilidad, alivio y bienestar.

El perdón en las relaciones de pareja, ¿sí o no?

¿El perdón es necesario en las relaciones de pareja para permanecer en el tiempo? Si bien ninguna relación es perfecta, es más, tampoco tiene que serlo, y la verdad, es que, en eso, no hay perfección, porque somos humanos que acertamos y erramos. Ante esto, se pudiese decir que hasta cierto punto el perdón es necesario para que la relación fluya con bienestar.

Al iniciar una relación de pareja, es importante y fundamental dejar en claro que cosas gustan y cuáles no, así como aclarar que consideran perdonable y que no, de esa forma, cada uno ya estará como advertido de qué piensa la pareja o cómo actúa sobre ciertos errores o fallas, lo que es significativo al momento de prevenir caer en ellos y así, evitar una ruptura.

¿Qué se puede perdonar y qué no?

Esta es una decisión muy personal e individual, cada quien decide que le puede perdonar a la pareja y qué no, y además es totalmente válido la libre elección de perdonar, claro, siempre y cuando no se permitan ni absuelvan cosas que vayan en detrimento de sí mismo, como el maltrato físico, emocional o psicológico. Este tipo de actos no deberían dejarse pasar, puesto que, en el intento de rescatar una relación, no nos podemos perder a nosotros mismo, es decir, el amor propio, la dignidad y la consciencia de cuánto valemos.

Por otra parte, una mentira, infidelidad o falla, se puede perdonar si el afectado quiere hacerlo, es por ello, que es algo personal. Habitualmente, se puede perdonar una mentira, claro, dependiendo del contexto y su gravedad, sin embargo, una infidelidad es más difícil de absolver por lo complicado que resulta y todo lo que conlleva. No está bien, decirle a alguien que debe o no perdonar, pero si se puede recomendar colocarse siempre a si misma por encima de todo lo demás; el amor propio tiene que mantenerse a toda costa, puesto que, si uno no se ama, no se puede sentir amor por nadie más.

Dependiendo de la falla de la pareja se perdona o no, pero hay que considerar el hecho de que no vuelvan a tropezar en el mismo punto, y que ese error no se vuelva a cometer. Si bien nadie está exento de fallar, que suceda de forma reiterada puede demostrar desinterés, falta de respeto, de amor y sinceridad hacia el otro, y en el momento que eso falla, probablemente no haya nada que hacer para salvar la relación.

Para considerar antes del perdón

Hay ciertas cosas que deben tomarse en cuenta a la hora de perdonar o una una falla de la pareja:

  • El amor propio es lo primero
  • Si va en tu detrimento no debes perdonarlo
  • Si vas a perdonar, cerciórate de que exista compromiso por parte de tu pareja
  • Que no se repita el mismo error
  • Que no se convierta en algo reiterativo
  • Saber si aún hay amor y compromiso entre ambos
  • El contexto del error

De no perdonar una falla, no tienes que sentir culpa, nadie empuja a otra persona a hacer algo, cada quien actúa por voluntad propia, no permitas quejas ni responsabilidades que no te corresponde asumir, ahora, si estas consciente de que, si tuviste responsabilidad, asúmelo. Por otra parte, si vas a perdonar, lo mejor es hacerlo de verdad, de nada sirve que sea de la boca hacia afuera y que a cada rato se reproche lo que se supone que ya está perdonado.