Para poder mantener una relación de pareja saludable con una vida sostenible, estable y empática.

Ciertamente cada pareja tiene una manera de comunicarse, darse afecto y apoyarse. Algunas desarrollan su propio lenguaje, otras aprenden en el trayecto a descubrirse,  y existen también aquellas que desde el principio se conectan de forma mágica haciendo de su relación de pareja saludable.

Pero, ¿cómo saber si una relación es sana? A continuación, algunas señales o indicadores directos que expresan de alguna u otra manera que se está ante una pareja saludable.

Buena comunicación

La comunicación siempre será un indicador imprescindible en toda pareja. Las relaciones saludables, hablan de sus problemas sin tener que recurrir a los gritos, se escuchan el uno al otro y respetan sus diferentes puntos de vista, aceptando que no siempre se puede tener la razón, por lo cual pueden adaptarse y pueden cambiar su forma de pensar.

Respeto mutuo

Cuando una pareja piensa lo mismo sobre alguna situación, probablemente uno de los dos esté cediendo su criterio. Por eso, cuando existe respeto mutuo, se valoran puntos de vista, creencias, cultura y los límites de la otra persona, además de que se tratan mutuamente de manera cariñosa.

Trasmiten confianza

Así como una relación toxica manifiesta sus conflictos, una pareja saludable expresa confianza y seguridad. Confían el uno en el otro sin ningún problema, demuestran que son dignos de dicha confianza mediante sus acciones, y  no solo sus palabras.

Dedican tiempo de calidad

Así como en todas las cosas importantes de la vida, la dedicación y el cuidado son claves para mantener esos lazos que se tiene con la pareja. Esto es primordial, por ello, cuando una pareja cuida su relación, se nota que a cada momento comparten cuenta, y conceden el valor correspondiente.

Conservan un buen sentido del humor

La risa es un ingrediente imprescindible en la vida en pareja saludable, las parejas que ríen juntos a menudo tienen en común una conexión entre ellos con la que no todas las parejas cuentan.

Disfrutan de su propio espacio

Aprenden a disfrutar tiempo separados sin que eso sea la razón de un problema. Ya sea a solas o con distintos amigos, como individuos, saben que son diferentes y que existen intereses que no comparten mutuamente, lo cual respetan, entendiendo que también necesitan tener partes de su vida separadas para mantener saludable la relación.

Lee también: ¿Cómo es la intimidad en una pareja sana y estable?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *