Todas las parejas transitan en algún momento por altas y bajas, cosa que es muy normal, sobre todo considerando que las relaciones no son perfectas, también hay fallas, errores, desacuerdos y discusiones. Lo más importante es atacar esos problemas desde el primer momento que se manifiestan para así evitar que avance y perjudique más el vínculo.

¿Funcionan las terapias de pareja?

Muchas personas creen que es una pérdida de tiempo y que un tercero no resolverá sus problemas y está de más en la relación. No obstante, los terapeutas son personas estudiadas y con experiencia que si tienen herramientas para ayudar a las parejas cuando estas tienen dificultades que se les están escapando de las manos.

Hay quienes acuden a estas terapias y salen fortalecidos, con un vínculo más estrecho y con un compromiso real de trabajar por la relación. Los terapeutas fungen como guías y siempre están dispuestas para escuchar a ambas partes, cosa que casi siempre les hace falta.

Señales de que hay que buscar ayuda

Son muchas las razones por las cuales una pareja debe ir a buscar ayuda. Una de las más frecuentes es la monotonía, esta es una enemiga frontal de las relaciones, pues conlleva una serie de situaciones que van deteriorando el amor y el lazo.

Se sienten agobiados: El diarismo, las discusiones,los problemas y el ritmo agitado en pareja puede provocar que se sientan agobiados o estresados y no reaccionen bien ante el otro

No se comunican bien: Si están empezando a usar un lenguaje agresivo y a la defensiva, es momento de detenerlo antes que se lastimen. Además, esto provoca más problemas y falta de entendimiento.

Casi ni se hablan: Esto es muy común en las parejas que tienen años juntos, la costumbre y monotonía los conduce a no hablarse.Este hábito hay que ir destruyéndolo. Una llamada o mensajito durante el día puede funcionar, al igual que un “cómo te fue”.

Fracasar en los intentos: Si han tenido un problema y hay intentado solventarlo y no lo logran, sino que vuelven a tropezar, es momento que buscar una perspectiva diferente para ver en qué están fallando.

Juntos pero separados: Si viven juntos, pero ya no suelen hacer las cosas juntos como antes, por ejemplo, comer, ir de compras,pasar el uno por el otro al trabajo y cosas como esas, deben buscar ayuda.

No tienen sexo: Este es otro momento que el tiempo juntos y la monotonía apagan, por eso, no hay que dejarlo pasar, sino atenderlo oportunamente; ya que esto es muy importante dentro de la relación.

Se ocultan cosas: Este es un mal hábito que puede comenzar con un secreto pequeño, hasta que se van acumulando más. Esto hay que combatirlo porque le estas mintiendo a alguien a quien deberías tenerle toda la confianza.

Piensas que te engaña o tú estás pensando en hacerlo: Estos son pensamientos negativos que atacan la mente y nos hacen perder el control hasta el punto de comportarnos mal. Si no tienes tienen nada que te confirme que te es infiel, hay que borrar esos pensamientos. Pero si eres tu quien está pensando en eso, puede ser señal de que buscas algo más, y si no lo atiendes a tiempo, puedes caer en la infidelidad.

Se dejan de hablar: No es bueno después de una discusión dejarse de hablar y hasta perder la educación, como un “buenos días” o“feliz noche”. Esa conocida ley del hielo con la pareja no va a servir de nada,por el contrario, hace más daño.

Si están teniendo problemas no intenten ocultarlo o hacer como si nada pasara, si de verdad quiere resolverlo, ambos tienen que ser conscientes de que algo no está bien, lo deben reconocer para poder trabajar en ello.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *