Dice más aquel que hace que aquel que solo dice. Esto es una ley en todos los aspectos de la vida, y especialmente cuando se trata de una relación de pareja.

Las acciones trascienden las palabras, de hecho, según investigaciones neurolingüísticas, en una comunicación efectiva las palabras solo representan un 7 %. Por eso, cuando en una relación se desea expresar amor, es necesario demostrar con hechos todo lo que se dice.

Las palabras son importantes, decir las cosas también lo es, el problema es cuando todo se queda en sonido y no se materializan. Es justo allí cuando se crean las brechas que desequilibran y fracturan la relación.

Cuando la relación de pareja se basa únicamente en promesas, tarde o temprano los lazos se van desatando y el vínculo se debilita. Esto ocurre porque las expectativas que se crean, terminan convirtiéndose en decepciones. Y básicamente, una decepción es una falsa expectativa creada.

La coherencia en la relación

Uno de los pilares más importante en toda relación de pareja es la coherencia. A través de esta herramienta de la comunicación la relación puede mantener un equilibrio sano. Cuando hay fallas en esta área la conexión entre ambos se hace imprecisa y da lugar a las malas interpretaciones.

Fluidez en la comunicación

Comunicarse en la pareja va más allá de conversar, se necesita, si es necesario, discutir situaciones apremiantes, aquellas que los vinculan a ambos y que tienen repercusión en el futuro.

Planes concretados

Además de la coherencia y la comunicación fluida, es necesario que la pareja pueda materializar los planes. Trascender a las palabras y alcanzar el hacer, de esta manera la relación de pareja tendrá aún mayor sentido de causa y propósito.

Cuando la relación de pareja convierte el decir en el hacer, el vínculo se fortalece. Todo comienza a fluir en mayor dimensión y con mucho más respeto.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *