Tomar el paso del matrimonio es siempre complejo, pero que pasa cuando uno de los dos desea el matrimonio sin hijos. Podemos descartar, si bien es importante, los motivos físicos o biológicos para este comportamiento.

Otros factores que podemos tomar en cuenta es el tiempo, es decir el momento en el cual se plantea traer al mundo a un nuevo ser, tal vez uno de los dos no considera que sea un buen momento para hacerlo y prefieran un matrimonio sin hijos.

Otros factores

Desempeño laboral: si bien un hijo es una gran alegría, es innegable que necesita su tiempo y un espacio. Y si alguno de los dos no siente que sea el momento ya que su carrera profesional necesita por ahora tener un papel central se debe entender.

Inexperiencia: el miedo también puede ser un factor más importante a la hora de no querer tener un hijo. No saber cómo comportarse, o cómo actuar frente a situaciones que se saben inciertas.

Antes de cualquiera de las opciones, es necesario que dentro del matrimonio se tenga una buena y sana comunicación, que este tema no sea un punto de quiebre, sino un punto de unión. Un hijo es no solo una gran alegría, sino también, una gran responsabilidad y ambos deben estar preparados para afrontarla.

Llegar a un acuerdo dentro de la relación y respetarlos, esperar el momento adecuado para dar la vida o tal vez ir ejercitando la responsabilidad de la pareja de otras maneras como con la crianza de una mascota. Esto para inyectar seguridad en la relación y la confianza.

Reiteramos que lo primordial dentro de todo es la comunicación, dejar en claro los puntos de vista y respetar los otros serán el pilar para la crianza del hijo de ambos, ya que si se quiebran solo lograrán tener una relación poco saludable.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *