Dentro de una relación de pareja son muchos los factores que pueden intervenir y provocar las diferencias.Algunas de estas discusiones por dinero. Cada pareja tiene la capacidad de afrontar esos retos o adversidades y que no los impacte de forma negativa.

Es precisamente en los infortunios y los problemas donde la vida coloca a prueba el amor, la confianza, la unión y la fuerza de las relaciones. En toda pareja siempre habrá conflictos, pensar que todo será perfecto es solo una idea utópica que no conviene ni pensarla, sino todo lo contrario, estar conscientes de que habrá tropiezos, pero sabrán levantarse.

Son muchos los motivos por los cuales una pareja puede discutir, no obstante, uno de los más frecuentes es la situación económica, la capacidad adquisitiva, en fin, el dinero. Esto es normal; ya que el dinero es un bien necesario para satisfacer las necesidades básicas, tanto individuales como de ambos, y también para complacer placeres. Asimismo, este tiene un valor o significado diferente para cada uno.

¿Por qué se pueden producir discusiones por dinero?

Cuando se pasa del noviazgo a la convivencia o el matrimonio, el tema del dinero gana una importancia distinta, debido a que este se vuelve más fundamental para sobrellevar la relación en lo que se refiere a las cuentas, como pagar los servicios, la casa, el mercado, entre otros. De ahí que surge una conocida frase que dice “cuando el hambre entra por la puerta el amor sale por la ventana”, si es cierto este dicho o no, lo decide cada pareja; ya que son ellos quienes saben y sienten como afrontan las distintas realidades y si juntos la superan. Además, esta pareciera ser una frase que demuestra desgaste emocional. Lo que sí es cierto, es que una estabilidad económica es beneficioso para toda relación amorosa.

Las razones por las cuales el dinero puede ser motivo de discusión, son:

  • Falta de dinero
  • Empleo inadecuado de los recursos financieros
  • Intentar vivir bajo un nivel de vida que no es posible
  • Utilizarlo para manipular, presionar o castigar a la pareja
  • No coincidir sobre de quién es el dinero
  • Pensar que el que más aporta tiene más derechos sobre el dinero

¿Qué se puede hacer para tratar las discusiones por dinero?

Lo primero es estar conscientes si entre ambos hay amor, consideración, apoyo y, sobre todo, que exista el respeto. Si todo ello está bien en la relación, tendrán mayores probabilidades de superar los retos de pareja, incluyendo los que tienen que ver con el dinero.

Otro punto muy importante, es nos ser egoístas, ni echar en cara todo lo relacionado a lo del dinero. Es decir, si cada uno tiene su propio dinero, es bueno, y si en conjunto también tienen ahorros, también es excelente; ya que les permite hacer uso de ese dinero de forma mancomunada, mientras que los bienes individuales se podrán utilizar por cuenta propia.

Ahora, si uno solo está aportando dinero y el otro no por condiciones externas, hay que comprender a la pareja y no reprocharle el hecho de que en ese preciso momento no esté colaborando. Se puede presentar que la situación se intercambie, y no gustaría que nos pagaran de la misma mala manera. Así que hay que tener especial cuidado con ello.

Si hay alguna inconformidad con la pareja, lo mejor siempre será hablarlo de forma tranquila y pasiva, nada de maltratos ni alteraciones; eso no lleva a ningún punto de encuentro satisfactorio. Y lo más importante de estas conversaciones, es no ir en plan de queja, sino con actitud proactiva para resolver entre ambos.

  • Coloquen en claro sus prioridades
  • Acuerden si quieren ahorrar o invertir
  • Mantengan sus valores
  • Recuerden que la familia es lo más importante

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *