No hay relaciones perfectas, sino parejas que saben buscar la solución a sus conflictos de una manera sana y satisfactoria para ambos. Ninguna pareja está exenta de experimentar altas y bajas, eso es normal;las diferencias existen, también los desacuerdos y los errores, así que pretender no transitar por eso es una idea utópica.

La vida en pareja no es solo color rosa, es a todos colores y con matices, así que hay que aprender a vivir cada experiencia con la mejor actitud y disposición a resolver aquello que perjudica, y siempre manteniendo la serenidad y el respeto.

No podemos nosotros, ¿buscamos ayuda?

Esto es muy válido, en algunas ocasiones, las parejas no consiguen solventar solos sus dificultades; ya que, hay muchas emociones a flote que en la mayoría de los casos ciegan a ambas partes y por eso no lograr salir del problema, como la ira, el miedo, la rabia, la culpa, entre muchas más.

Ante todo esto, buscar ayuda siempre puede ser una buena opción, sobre todo para no caer en abismos más profundos de los cuales sea muy complicado salir. Además, para eso hay distintos especialistas que tienen las capacidades y habilidades de manejar conflictos de pareja y ayudarlos a superarlo. Asimismo, si realmente se tiene el deseo de solventarlo y toda la disposición, seguro será más sencillo.

Claves para superar los conflictos en pareja

No hay una guía establecida y mágica para manejar los problemas de pareja, pero si hay estrategias y aspectos que se deben tomar en cuenta porque resultan beneficiosos.

Prepárate mentalmente antes de hablar

No es recomendable abordar al otro en el mismo momento porque las emociones pueden jugar en contra y provocar que la conversación sea dañina.

No grites ni insultes

Esto es algo que hay que evitar siempre, sin duda, los insultos y gritos representan una clara falta de respeto por el otro, lo que pone en tela de juicio el amor que se tienen. Además, no hay nunca que llegar ala agresión, ni física ni mental.

Aprende a disculparte

Si tu cometiste el error, aprende a ofrecer unas sinceras disculpas, este no es un acto de débiles, sino de personas que saben reconocer y afrontar sus situaciones.

Sus conflictos, a solas

Nadie de su entorno tiene que percibir sus discusiones o peleas, no es beneficioso para la relación ni para los otros. Y si hay hijos,estos jamás deben presenciar sus conflictos, puesto que les hace daño y no saben cómo manejarlo.

Escucha lo que el otro tiene que decir

Este es un error frecuente, se oyen, más no se escuchan, y en este último está la clave, si prestas atención conocerás los argumentos del otro, sus necesidades, condiciones y peticiones. Ambos merecen escucharse.

Empiecen y terminen el conflicto

La manera para iniciar una conversación no es lanzándole indirectas al otro, siéntense y planteen lo que les sucede, háblenlo, busquen soluciones y nunca dejen el tema a medias, eso genera dudas,incertidumbre y daña aún más. Además, culminar demuestra interés por solventar.

No se centren en las culpas

Esto no ayudará, al contrario, los estancará y recordará los errores, mas no las soluciones. Eviten señalar al otro o buscar culpables, tienen es que hallar soluciones.

Reconoce tus fallas

Esto es importante para que el otro sienta tu interés y también se anime, además, es correcto reconocer cuando se ha fallado, así que despójate de tu orgullo y soberbia mal fundamentado y disponte a conversar.

Busquen soluciones

Parte de lograr esto es ofrecer disculpas si se ha fallado, y aportar soluciones entre ambos. Deben llegar a acuerdos en los cuales ambos ganen, se sientan satisfechos, conformes y realmente los acerque ala meta, que es solventar y seguir la relación.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *