La pena corporal, también se siente en la pareja.

Desnudarse siempre es complicado, muchas personas suelen experimentar pena corporal al verse en un espejo, si a esto le sumamos que es lo que puede pensar nuestra pareja, se hace más complicado.

Desnudarnos ante nuestra pareja no siempre tiene que ver con un acto sexual, muchas veces tiene que ver con la confianza mutua que debe existir. Pero ¿por qué sentimos pena corporal al hacerlo?

Factores de la pena corporal

Inseguridad: este podría ser el gran factor que nos impide mostrarnos, pero siempre debemos recordar que no estamos solos, nuestra pareja siente lo mismo y debemos acompañarnos.

Desconfianza: a veces solemos pensar por el otro y eso produce situaciones que solo han pasado en nuestros pensamientos. Debemos confiar en nuestra pareja, ya que por algo estamos con el o ella.

Falsos conceptos: los medios sociales pueden crearnos expectativas sobre nuestros cuerpos que no son sanas. A veces es mejor no guiarnos de esos modelos casi imposibles.

La pena corporal que podemos sentir es normal, no debe ser un tema de fractura, mas bien debe ser un tema de unión dentro de la pareja. Debemos pensar que nuestra pareja siente la misma pena y de esta manera juntos poder superarla.

Si bien es complicado, lo primero que tenemos que tener en una relación es confianza, al final después de nuestra familia, es nuestro compañero quien va estar en todos nuestros momentos.

La confianza en la pareja se debe trabajar siempre, no solo en momentos importantes como la denudes, debemos siempre estar conscientes que nuestro acompañante de vida necesita tanto como nosotros sentirse apoyado.

El cuerpo como lo primero que mostramos es vulnerable, la pena corporal que sentimos es común, queda de nuestra parte poder trabajar en disminuirla en compañía de nuestra pareja y de esa manera generar una convivencia sana además de una vida intima saludable.

Rutinas de ejercicios para escapar de la cotidianidad

El tiempo de calidad que pasamos con nuestra pareja se ve amenazado, por eso te traemos varias rutinas de ejercicios en pareja.

Hacer rutinas de ejercicios en pareja ayuda a tener una convivencia más sana, estaremos haciendo dos cosas que son saludables para la relación, una es compartir momentos de calidad y la otra estaremos mejorando nuestra condición física y a veces hasta nuestra condición estética

Rutina de ejercicios para brazos

Flexiones con aplauso: para hacer esto necesitan estar uno frente al otro y coordinar sus movimientos, ya que tienen que bajar al mismo tiempo y al subir dar un aplauso coordinado. Este ejercicio trabaja la coordinación de la pareja.

Flexiones sobre plancha: en este ejercicio uno de los participantes se pondrá en posición de plancha, es decir, como si fuera a realizar una flexión. El otro se colocara en esa misma posición sobre la espalda de su compañero y realzara las flexiones.

Rutina para piernas

Sentadillas en pareja: como lo indica su nombre, es hacer las sentadillas con nuestra pareja y la forma de hacerlo es colocando espalda contra espalda, luego tienen que bajar y subir juntos. Este ejercicio puede ser complicado al principio por la diferencia de ritmo, pero con esfuerzo se puede llegar a una coordinación ideal.

Estocadas: para este ejercicio tienen que ponerse uno frente al otro, se toman de las manos y la pierna de uno de ustedes se lleva hacia adelante, la pareja deberá llevar su pierna hacia atrás y flexionarla, luego repartir esto con las piernas contrarias.

Estas rutinas de ejercicios si bien simples funcionan como forma de iniciar un nuevo espacio para compartir dentro de la pareja. Por otro lado nos ayuda a escapar de la vida sedentaria que llevamos actualmente y si podemos escapar con la persona que queremos mucho mejor.

La privacidad en la pareja como síntoma de confianza

La privacidad en la pareja es fundamental para tener una convivencia sana. Dentro de una relación con aquella persona que amamos la confianza debe ser un pilar, pero confianza y privacidad no son lo mismo.

Debemos dar los espacios necesarios al otro para que se pueda desarrollar, esto ya que una pareja esta para ayudarse y evolucionar juntos, pero debemos entender que cada parte de la pareja también tiene ciertas situaciones que se deben meditar en soledad para poder compartirlo luego de una manera más eficaz.

La privacidad en la pareja tiene que ver con esos aspectos que nuestro compañero no quiere compartir con nosotros en determinados momentos. Importante, que no quiera compartir algo no significa que nos dejó de querer o que algo está mal dentro la relación.

Ventajas de la privacidad en la pareja

  • Mejora la convivencia: Si cada componente puede desarrollarse individualmente, la pareja podrá evolucionar.
  • Fomenta la confianza: Al dejar que nuestro compañero de vida tenga su espacio sin nosotros inmiscuirnos en él, crea la sensación de seguridad en el otro.
  • Genera rutinas sanas: Al dejar que nuestra pareja tenga su espacio, oxigena la relación y evita la convivencia tóxica.

Formas de establecer la privacidad en la pareja

Comunicación: es importante mantener conversaciones frecuentes con nuestra pareja. Preguntarle sobre su día, sus metas, sus proyectos, para así poder establecer relaciones de confianza.

No presionar: las presiones dentro de la pareja solo causan fracturas y desconfianzas. Tratar que nos digan siempre todo, a veces genera el efecto contrario.

Poner límites: las parejas deben tener ciertos límites dentro de su convivencia para que esta sea saludable. Los límites ayudan a entender hasta donde podemos saber en determinados momentos.

Siempre tenemos que tomar en cuenta que como parejas tenemos mucha más confianza, pero que esta confianza no debe ser tomada como arma para abusar y pasar por encima de la privacidad del otro.

También te puede interesar:¿Se puede reavivar la pasión en una pareja?

Monotonía en pareja:7 señales para detectarla

En este siglo en el que la vida moderna parece ir más rápida, las personas ceden muy fácil ante ciertas rutinas como, la monotonía en pareja.

En este siglo en el que la vida moderna parece ir más rápida, las personas ceden muy fácil ante ciertas rutinas como, la monotonía en pareja.

La monotonía en pareja es una etapa más de la relación, el problema es cuando pasa inadvertida y se toma todo el terreno. De esta forma, la desilusión, el aburrimiento y la decepción surgirán y todo comenzará a deteriorarse.

Pero, ¿Cómo identificar la monotonía en pareja? Existen algunas señales que indican que la relación ya no es la misma. A continuación, alguna de las más comunes:

No hay muchos recuerdos buenos

Los recuerdos son parte de la vida en pareja, todos los momentos maravillosos se convierten en recuerdos que unen, pero si ya se perdieron de vista y no representan lo mismo, es porque probablemente no tengan la misma conexión.

La misma rutina de cada día

Esto quiere decir que la relación es muy predecible, es decir, cada día hacen exactamente lo mismo, no hay nada nuevo, no hay sorpresas y cada uno actúa como de forma automática.

Dificultad en la comunicación

Si sientes que te incomoda hablarle, explicarle algo o debatirlo, es un claro signo de que comenzarán los problemas de comunicación. Si ya no hay entusiasmo por compartirle las experiencias del día, y, por el contrario, se hablan casi que lo necesario, las cosas van mal.

Extrañas la vida de soltera

Cuando se comienza a sentir la necesidad de estar sola y llevar una vida como la de antes de estar en pareja, es muy posible que la convivencia y la relación en sí ya no esté marchando bien.

No compartir pasiones ni metas

Parte de la relación en pareja es compartir la vida con el otro, lo que incluye las metas, sueños, pasiones y demás cosas, así que, si ya no se está haciendo, cada uno empezará a interesarse solo por lo propio.

Te puede interesar: Rutinas de ejercicios para escapar de la cotidianidad

La misma rutina de cada día

 Esto quiere decir que la relación es muy predecible, es decir, cada día hacen exactamente lo mismo, no hay nada nuevo, no hay sorpresas y cada uno actúa como de forma automática.

Se fijan en nuevas opciones

Si a cualquier lugar que vas percibes que hay más personas que representan mejor que la que ya tienes contigo, es una alarma de que algo está pasando.

Cuando alguna de estas señales se refleja en la pareja, lo ideal es reaccionar y salir de ese ciclo. Buscar ayuda y fortalecer la relación.

¿Qué hacer ante una pareja controladora?

Pareciera normal que preocuparse y sobreproteger más de la cuenta a la pareja. A simple vista, una pareja controladora puede confundirse con alguien amoroso, pero, a decir verdad, esa obsesiva idea de pretender controlar todo en la relación no es para nada una señal de amor.

Las personas que buscan tener el control en la relación están más preocupadas acerca del tener poder o de protegerse ellos mismos, antes pretender amar a su pareja, lo cual crea una convivencia poco sana.

Tener una pareja controladora no es algo sencillo, esto puede afectar mucho una relación si no se aprende a manejar a tiempo. Pero, ¿cómo controlar esta situación?

Evitar el confrontamiento

Por lo general, la controladora siempre querrá tener la razón y apelará a cualquier recurso para salirse con la suya. No necesitan argumentos valederos, siempre buscarán de imponerse a como dé lugar.

Desarmarlo y no atacarlo

La sobriedad y la calma es una buena estrategia para demostrarle al controlador que no está en lo cierto. De alguna manera, esto permite desarmarlo, sin necesidad de discutir o llegar a malos términos. Si bien siempre se puede intentar hacer que el otro recapacite a través del dialogo.

Control y firmeza

Una persona controladora buscará siempre reprochar la actitud, la opinión, y la forma de actuar de las otras personas. Por eso, es importante mantenerse firme. No dejarse menospreciar, pero tampoco provocarles. Es imprescindible el control y la firmeza.

Determinar si es necesaria la ayuda profesional

Las personas controladoras pueden sufrir de un trastorno de personalidad (posiblemente un trastorno narcisista de la personalidad o un trastorno de personalidad antisocial) que se origina a partir de experiencias en la infancia o a principios de la adultez que no han podido resolver con claridad.

Te puede interesar: La privacidad en la pareja como síntoma de confianza

¿Dolores de cabeza durante las relaciones sexuales?

La excusa de “ahora no, me duele la cabeza” podría ser más real de lo que se cree. Y es que la mayoría de las personas que sienten dolores de cabeza durante la actividad sexual se cohíben y hasta pueden llegar a sentirse avergonzados.

Y aunque parezca un pretexto trillado, resulta que alrededor del 1% de los adultos reconocen haber experimentado dolores de cabeza asociados a su actividad sexual.

Básicamente, los dolores de cabeza durante la actividad sexual son provocados por la misma actividad, especialmente por el orgasmo. Es posible llegar sentir un dolor sordo en la cabeza y el cuello que se intensifica a medida que aumenta la excitación sexual. O, con más frecuencia, se puede padecer un dolor de cabeza intenso y repentino, justo antes del orgasmo o durante.

Esta dolencia no necesariamente está asociada con una ninguna enfermedad oculta. Los dolores de cabeza durante la actividad sexual que aparecen en forma repentina están más asociados con los siguientes factores:

  • Un ensanche o una burbuja en la pared de una arteria dentro de la cabeza (aneurisma intracraneal)
  • Una vínculo anormal entre arterias y venas dentro del cerebro (malformación arteriovenosa) que sangra dentro del espacio que ocupa el líquido cefalorraquídeo, dentro del cerebro y alrededor de este
  • Sangrado en una pared de una arteria que va al cerebro (disección)
  • Accidente cerebrovascular
  • Enfermedad de las arterias coronarias
  • Consumo de ciertos medicamentos, como píldoras anticonceptivas
  • Inflamación causada por algunas infecciones

¿Qué hacer si aparece el dolor de cabeza durante la actividad sexual?

Lo más importante es determinar si existen otros síntomas como la pérdida de consciencia, la visión doble o la rigidez en la nuca, porque puede ser señales de otras enfermedades más graves. Además, es conveniente aceptar la situación con naturalidad para evitar consecuencias psicológicas e incluso futuros problemas de pareja.

¿Qué hacer para prevenir estos dolores?

En muchas ocasiones, los dolores de cabeza durante la actividad sexual se pueden prevenir interrumpiendo la actividad sexual antes del orgasmo. También puede ayudar la adopción de un rol más pasivo durante el acto sexual.

Relación de pareja saludable ¿cuáles son sus señales?

Para poder mantener una relación de pareja saludable con una vida sostenible, estable y empática.

Ciertamente cada pareja tiene una manera de comunicarse, darse afecto y apoyarse. Algunas desarrollan su propio lenguaje, otras aprenden en el trayecto a descubrirse,  y existen también aquellas que desde el principio se conectan de forma mágica haciendo de su relación de pareja saludable.

Pero, ¿cómo saber si una relación es sana? A continuación, algunas señales o indicadores directos que expresan de alguna u otra manera que se está ante una pareja saludable.

Buena comunicación

La comunicación siempre será un indicador imprescindible en toda pareja. Las relaciones saludables, hablan de sus problemas sin tener que recurrir a los gritos, se escuchan el uno al otro y respetan sus diferentes puntos de vista, aceptando que no siempre se puede tener la razón, por lo cual pueden adaptarse y pueden cambiar su forma de pensar.

Respeto mutuo

Cuando una pareja piensa lo mismo sobre alguna situación, probablemente uno de los dos esté cediendo su criterio. Por eso, cuando existe respeto mutuo, se valoran puntos de vista, creencias, cultura y los límites de la otra persona, además de que se tratan mutuamente de manera cariñosa.

Trasmiten confianza

Así como una relación toxica manifiesta sus conflictos, una pareja saludable expresa confianza y seguridad. Confían el uno en el otro sin ningún problema, demuestran que son dignos de dicha confianza mediante sus acciones, y  no solo sus palabras.

Dedican tiempo de calidad

Así como en todas las cosas importantes de la vida, la dedicación y el cuidado son claves para mantener esos lazos que se tiene con la pareja. Esto es primordial, por ello, cuando una pareja cuida su relación, se nota que a cada momento comparten cuenta, y conceden el valor correspondiente.

Conservan un buen sentido del humor

La risa es un ingrediente imprescindible en la vida en pareja saludable, las parejas que ríen juntos a menudo tienen en común una conexión entre ellos con la que no todas las parejas cuentan.

Disfrutan de su propio espacio

Aprenden a disfrutar tiempo separados sin que eso sea la razón de un problema. Ya sea a solas o con distintos amigos, como individuos, saben que son diferentes y que existen intereses que no comparten mutuamente, lo cual respetan, entendiendo que también necesitan tener partes de su vida separadas para mantener saludable la relación.

Lee también: ¿Cómo es la intimidad en una pareja sana y estable?

Terapia de pareja ¿Cuándo es necesario acudir?

Asumir que las cosas no van bien en la pareja no es algo sencillo; pero es justo en esos momentos en los que es necesaria la ayuda de una terapia de pareja.

Muchas personas tienen un concepto errado sobre lo que significa acudir a un especialista cuando las cosas no van bien en la relación.

Pero resulta que la terapia de pareja es una de las ofertas de la intervención psicológica más útiles para resolver cualquier conflicto. 

Pero, ¿cuáles son los síntomas que indican qué es el momento de buscar ayuda?

A continuación, algunas indicaciones para saber cuándo hay que acudir a una terapia de pareja. 

Poca comunicación 

Aunque parezca reiterativo, en toda relación la comunicación juega un papel fundamental. Un fallo en esta área puede ser el punto de inflexión en una ruptura. Por eso, asistir a las sesiones de terapia de pareja a tiempo, puede servir para introducir la relación en nuevas dinámicas en las que la expresión directa y honesta de los puntos de vista de cada uno tenga un espacio reservado.

Escasa armonía en la intimidad 

Cuando en la intimidad no se pueden resolver las diferencias, es necesario buscar ayuda. Cuando disminuyen los gestos, las caricias y el interés sexual por la otra persona es un indicador de un problema, que debe ser atendido preferiblemente en una terapia de pareja. 

Crisis del momento 

Muchas veces un escenario puntual puede convertirse en un gran problema. Esta crisis puede ser provocada, entre otras razones, por un despido del trabajo o la muerte de un ser querido. En estos casos, la terapia de pareja puede ser de gran utilidad para hacer que esta experiencia dolorosa no se extienda también al ámbito privado de la relación.

Falta de acuerdos en los planes 

Cuando se hace cada vez más complicado hacer planes a futuro, organizar actividades juntos o hay muy poco acuerdo en puntos de vistas, existe un problema que atender. 

Por eso, cuando esto está sucediendo, a terapia de pareja puede ofrecer un espacio en el que cada parte de la relación encontrará nuevas herramientas para expresar expectativas que antes no sabía cómo expresar, y también se dispondrá del contexto adecuado para establecer una conversación honesta y transparente.