Generalmente, el día de la boda es maravilloso, mágico y especial, todo lo opuesto a la mayoría de los divorcios, y es que cuando una pareja se da el “si” en lo que menos piensan es en el rompimiento, pero este no es un hecho imposible. Ninguna pareja está exenta de experimentar el fin de la relación.

La verdad es que, si se siente amor por la pareja y se quiere mantener el matrimonio, si es importante pensar en qué motivos provocarían una ruptura; ya que así se puede estar atenta a las señales para evitarlas.

¿Por qué es complejo un matrimonio?

La vida en pareja no es del todo fácil porque se trata de que dos personas diferentes combinen sus vidas y caminen por una misma línea,aun cuando ambos pueden tener ciertos gustos e intereses distintos, sí, porque no se trata de conseguir a alguien igual, puede ser diferente, pero si logran engranar, entonces tienen la posibilidad de compartir una vida feliz, claro,esto acompañado de otros factores, como respeto, comprensión, ayuda, entre otros.

Causas más comunes de divorcio

Los matrimonios pueden terminar por muchos motivos, no obstante, los más frecuentes son:

Falta de comunicación: La comunicación es una necesidad básica de todo ser humano. Si en un matrimonio no hay comunicación,no hay entendimiento, y, por tanto, aparecen los conflictos que terminan rompiendo el vínculo.

Infidelidad y celos: Si bien todos podemos sentir celos, claro a un nivel bajo y controlado; el problema está cuando estos tienen base, y es una infidelidad. Cuando una de las partes es infiel hace que se pierda el amor, la confianza, el respeto, el compromiso, entre muchas otras cosas.

Costumbre y aburrimiento: La monotonía mata las relaciones, eso es fijo, y es lo que lleva al aburrimiento, al punto de que se ve a la pareja como una persona más y no se sienten esas ganas de besar,abrazar, conversar y más. Por eso, hay que mantenerse en constante movimiento y experimentar nuevas cosas.

Falta de intimidad: El sexo es parte importante de toda relación. Es una conexión con la pareja que fortalece el vínculo, genera placer, amor, satisfacción, entre muchas cosas más. Así que cuando llega la monotonía y la costumbre matando la pasión, el riesgo de ruptura se hace mayor.

Abuso: Cualquier tipo de abuso es razón suficiente para un divorcio. Ninguna persona tiene que tolerar maltrato, ni físico,psicológico o emocional. Así que hay que aprender a respetar y valorar al otro.

Problemas económicos: Cuando la falta de dinero se hace presente, eso conlleva a problemas en el hogar, con los hijos y de estabilidad financiera, todo eso puede conducir al divorcio.

Las expectativas no se cumplen: Al iniciar una vida en pareja no se puede visualizar una relación perfecta y todo maravilloso, esa no es una idea real. Por eso, quienes se ilusionan de esa manera terminan decepcionándose por su propia responsabilidad, y al final, no quieren continuar con el matrimonio.

Si quieren que su matrimonio funcione y perdure,tienen que considerar que motivos los haría desestabilizarse, de esa manera pueden evitarlos. Además, tienen que considerar aplicar hábitos de las parejas saludables y buscar ayuda cuando la necesiten.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *